¿Llega la hora de adquirir tu vivienda en Madrid? ¿Has decidido comprar la casa de tus sueños? Todas las respuestas reciben un sí, pero te falta financiación para hacer frente a esta decisión tan importante. Es decir, vas a tener que recurrir a una hipoteca. Pero, ¿sabes que existen distintos tipos? No te preocupes, porque vamos a darte las claves de cada una de ellas para que puedas conseguir tu vivienda sin problemas.

En cualquier caso, de entrada en todas deberás pagar una cuota mensual que no podrá superar el 30 % de tus ingresos mensuales, por lo que así puedes estimar cuánto puede ser tu mensualidad.

  • Hipotecas fijas

Escapa de la incertidumbre que supone tener una cuota hipotecaria variable con una hipoteca fija, puesto que siempre pagarás la misma cantidad. Este tipo de hipotecas no está sujeta a los cambios de interés que se produzcan. Si quieres saber siempre cuánto vas a pagar por tu hipoteca, elige esta opción.

  • Hipotecas variables

Son las hipotecas totalmente opuestas a las hipotecas fijas, por lo que la mensualidad variará. Variará en función del Euríbor (tipo de interés). En este sentido, a veces la variación irá a tu favor (interés mínimo) y a veces no (interés al alza). Es un riesgo que puedes correr, aunque suelen contar con un plazo de amortización mayor que las hipotecas fijas.

  • Hipotecas mixtas

Este tipo de hipoteca recoge las dos opciones anteriores. Con una hipoteca mixta tendrás un tipo de cuota fija durante los primeros años de vigencia, pero una vez cumplido ese plazo, continuará con un tipo variable (en función del Euríbor). Los plazos serán aquellos los que se fijen al firmar la hipoteca con la entidad bancaria.

En cualquier caso, cada tipo tiene sus ventajas e inconvenientes que variarán de una persona a otra en función de su situación. Por eso, te recomendamos que nos consultes previamente para poder ayudarte a elegir la mejor opción.