Cuando nos encontramos en los meses previos a la boda es habitual preocuparse por el traje, invitados, ceremonia, catering y demás eventos relacionados con la celebración de la misma. Sin embargo, también hemos de tener en cuenta qué régimenes matrimoniales existen y cuál será el elegido para nuestro matrimonio. Esto será indispensable a la hora de establecer límites legales entre lo privado y lo común fruto de ambas partes del matrimonio.

Régimen de bienes gananciales

A decir verdad este es el régimen más común en España, ya que es el establecido de forma predeterminada cuando no existen capitulaciones matrimoniales previas. El régimen de bienes gananciales se basa en que las ganancias y pérdidas que se obtienen en el matrimonio pasan a ser fruto de la relación de la pareja. No se contempla distinción en los bienes independientemente de por quién hayan sido generados.

Además, este régimen también concreta una serie de bienes, derechos y obligaciones privativos de cada miembro del matrimonio. Los bienes generados antes del matrimonio, los recibidos a través de una herencia o donación y aquellos que están asociados a la actividad profesional de cada parte entrarían dentro de esta clasificación.

 

Régimen de separación de bienes

En esta opción los bienes que pertenecen a cada cónyuge son aquellos que tenía previamente al matrimonio además de los que adquiera después de haberlo contraído. Cada uno es libre de administrar y disfrutar de sus bienes. Es decir, los bienes de antes y después de la formalización del matrimonio son privativos de cada miembro. También cabe la posibilidad de decidir los bienes que se incluirán o no en este régimen.

El régimen de separación de bienes es adecuado cuando uno o ambos miembros del matrimonio están sujetos a actividades profesionales de riesgo económico. De esta forma si uno de ellos incurre en pérdidas o deudas, no se verá afectado el patrimonio común.

Régimen de participación

Es cierto que es uno de los menos habituales en nuestro país. Esto es así porque contempla que todos los bienes de ambos cónyuges, generados durante y antes de contraer matrimonio, serán considerados a todos los efectos como gananciales.

Hay que tener especial cuidado en el régimen de participación ya que contempla tanto derechos y ganancias como deudas y obligaciones de ambas partes. Esto puede poner en riesgo el futuro de la relación. Para elegir el régimen matrimonial será fundamental barajar todas las opciones, consultar a expertos y decidir cuál es la mejor opción para ambos.

Si quieres más información sobre los regímenes matrimoniales que existen en España consulta con nuestros abogados expertos en derecho matrimonial. En Sky Solutions estaremos encantados de resolver tus dudas y te asesoraremos personalmente.