Seguro que alguna vez has oído hablar de la reunificación de deudas y te lo han intentado vender como la mayor panacea de todo el mundo. Pero la cuestión es si sabes en realidad en qué consiste y las consecuencias que puede tener. 

¿Qué es la reunificación de deudas?

Pues, como la misma palabra indica, es unificar todas las deudas que adquirimos en un único préstamo. Por ejemplo, si estamos pagando una cuota por el coche, otra por la hipoteca y otra de otro vehículo, al hacer la reunificación de deudas pagaríamos solamente una cuota de préstamo. 

Esto a priori puede ser buena idea, para no andar con tantas cuotas, que al final lo que hacen es denostar nuestro presupuesto familiar, pero no es tan bonito como lo pintan.

¿En qué consiste?

Antes de nada, no todos podemos hacer reunificación de deudas, ya que antes se hace un estudio para cerciorarse de que se cumplen algunos requisitos. Dependiendo de cuánto ganes y de cuánto tengas que pagar, podrás acceder a ella o no. Por lo general, lo que el banco hace es conceder un préstamo hipotecario más barato. Aquí está el truco: la garantía es tu vivienda, o un aval para asegurarse de cobrar esa deuda.

Los peligros de la reunificación de deudas

Como ya podrás imaginar por lo que hemos mencionado, no es tan sencillo. Esto tiene sus peligros.

Si bien es más cómodo pagar solamente una cuota, hay que pensar muy bien si esa comodidad merece la pena.

Lo primero que hay que saber es que esto tiene un coste económico. No solamente hay que pagar los gastos por cancelar antes los préstamos, sino que también tendrás que abonar los gastos derivados del préstamo hipotecario. Y si encima lo haces con intermediarios, la cifra sigue subiendo.

Pero esto no es lo peor de la reunificación de deudas, sino que tardarás más en devolver el crédito recibido. Además, también pagarás más intereses, duplicándose la cantidad pagada en algunas ocasiones.

A la luz de estas consideraciones, hay que plantearse muy bien la reunificación de deudas. ¿Qué opinas tú?